Aunque aún faltan unos meses para que llegue el buen tiempo, lo cierto es que en el momento en el que empieza a calentar el sol, estamos deseando saborear un rico helado. Y es que, al contrario de lo que se piensa, el helado puede aportarnos gran cantidad de nutrientes muy beneficiosos para nuestra salud hasta incluso en invierno.

Además de que están muy ricos, se considera un alimento completo que consumido con moderación contiene gran cantidad de calcio debido a los lácteos de los que se compone y cuenta con un índice bajo en grasa. Por tanto comer helado es sano.

Además, la base láctea nos aporta también proteínas y vitaminas, por lo que es un postre recomendable consumido con moderación. Además, si los hacemos nosotros, nos aseguramos de que no contienen químicos y por tanto, son una opción perfecta para tus hijos.

Prepara unos ricos helados caseros con muchos nutrientes

Para preparar helado casero, solamente necesitamos fruta y lácteos, ya sea leche, yogur o nata. A partir de aquí podemos añadir otros ingredientes como el azúcar, hierbas aromáticas e incluso chocolate o galletas, pero la base siempre será esa.

Una forma de prepararlo es congelar un plátano troceado y 4 fresas grandes también troceadas. Después solamente tendrás que triturar toda la fruta y añadir un Actimel. Bate hasta que quede una crema y sírvelo enseguida.

Otra receta para preparar un rico helado es batir cuatro yogures griegos, 200 gramos de frambuesas y una cucharada de azúcar. Después lo ponemos en el congelador unas dos horas y listo.

También puedes hacerlo con queso cremoso, leche, nata y azúcar y acompañarlo con frutas del bosque. Las medidas serán 350 gr de queso, 300 gr de azúcar, 375 ml de leche y 375 ml de nata. Deben mezclarse bien todos estos ingredientes, ponerlos en un bol y a congelar. Si también congelas unas frambuesas o unos arándanos, después puedes ponerlos encima del helado, al igual que una hoja de menta o una virutas de chocolate.

Dejar respuesta