Las tácticas que usa la patrulla fronteriza, es la de perseguir y dispersar a los grupos de indocumentados hasta llevarlos a zonas apartadas peligrosas en el desierto de Arizona, donde aumentan sus lesiones, desaparecen e incluso mueren los inmigrantes en la frontera con México, según se divulgó en un informe realizado el 7 de diciembre de 2016.

El grupo no más muertes y la coalición de derechos humanos hicieron un estudio, en el que denuncian que desde mediados del año 1990 las políticas de las patrullas fronterizas estaban pujando a los inmigrantes a las zonas llenas de cactus, animales venenosos, acantilados y maleza que son “trampas mortales”.

Tratos inhumanos

“Frecuentemente estos casos de personas que llaman y dicen que su hijo, o su esposo, o algún familiar se han perdido en el desierto, y que la última vez que los vieron fue cuando estaban intentando escapar de la patrulla fronteriza o que lo dejaron atrás porque no podían seguir caminando debido todas las lesiones sufridas, son una clara muestra del trato inhumano y la brutalidad con que la patrulla fronteriza trata a estos inmigrantes”, dijo el representante de la Coalición de los Derechos Humanos, que además recalcó durante esa persecuciones a veces durante horas, esos indocumentados salen corriendo, se golpea, se tropiezan e incluso a veces caen a precipicios en medio de la oscuridad de la noche, sufriendo fracturas en los tobillos, rodillas y lesiones en otras partes del cuerpo.

Este análisis está basado en las entrevistas que se le realizaron a más de 58 inmigrantes que fueron arrestados y seguidamente deportados por la Patrulla Fronteriza durante los últimos cinco años y más de 150 casos que se reportaron en Arizona intensas en el año 2015 a la Coalición de Derechos Humanos.

Dejar respuesta