imagen cortesía de: img.v3.news.zdn.vn/

¿puede ser posible que tan sólo un cachorro haya provocado un escándalo tan grande en Corea del Sur y que haya hecho que se empiece un juicio político en contra de la presidenta?

Según el testimonio que dio uno de los involucrados al parlamento, si.

Ko Young-tae, ex esgremita, reveló con la discusión acerca de los cuidados de un perro, hizo que se sintiera motivado revelar información, que llegó al juicio político de la presidenta, a la prensa, este hombre está está directamente vinculado con Soon-sil, que la confidente de la presidenta y también se está enfrentando a cargos de corrupción, tráfico de influencias y conflictos de interés.

Soon-sil recibió la acusación de haber utilizado la amistad que tenía con la presidenta para meterse en los asuntos de la política nacional y pedir donaciones a empresas, la presidenta por otra parte, fue acusado de abuso de poder y violar la constitución, todo empezó en el año 2014 como cuando la presidenta le pidió a Ko que cuidar al perro de su hija.

Una prueba bastante grande

Ko se llevó al perro a su casa, pero lo dejó allí mientras jugaba golf, esto enfureció mucho la presidenta quien lo acusó de dejar abandonado la animal, después de eso la relación que tenían se fue a pique, según dice el, lo trataba como un esclavo y en muchos ocasiones lo maldecía, estando molesto y herido, decidió ir a la prensa para contar todo, acerca de la corrupción de la presidenta y su relación con su amiga.

Durante meses Ko, reunió información que dejaran en evidencia a la presidenta, y la injerencia de Choi, y grabó un vídeo en el que se mostraba a Choi, tratando los aliados presidenciales como si fueran asistentes personales.

Dejar respuesta