imagen cortesía de: cdn.crhoy.net/

Un volcán llamado Turrialba que se encuentra en Costa Rica, está entrando en la fase “pasiva” de emanación de gases, cenizas y aerosoles, después de haber pasado cinco días sin ningún tipo de actividad eruptiva, se informó en un reporte que emitió el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica. El reporte que emitió dicha institución, indicó que la actividad eruptiva empezó junto con un leve tremor (esto es una señal sísmica) casi indistinguible como para convertirse variable hasta que gran amplitud.

Fases del volcan

Según esta autoridad, aunque la emisión de ceniza ha sido débil, el tremor continúa. La columna de cenizas y gases la llegada sobrepasar los 500 metros por encima del pico del volcán. Luego de esta fase, el volcán presentará explosiones esporádicas, una expulsión continua de gas y vapor, la caída de ceniza, flujo de lodo y escombros de corto alcance y el lanzamiento del material incandescente.

Luego de esta última es cuando se registrará una considerable actitud explosiva, crecerán y se destruirán los domos de lava, se incrementará la emisión de cenizas, material incandescente, fumarolas y aparecerá en una mayor medida a los flujos piroclasticos.

Según indicó el Instituto meteorológico nacional, el viento tiene como dirección del oeste, con una influencia hacia el valle central, por esta razón han reportado la caída de ceniza en la localidad de Guadalupe, San José y San Pedro.

Este volcán, que está situado más o menos a 70 km al este de la capital de Costa Rica, ya está en fase activa de mayor constancia, desde octubre del 2014 y desde ese momento se han presentado en muchas erupciones de gases, cenizas y material incandescente, después de varias semanas de una actividad baja, el pasado 19 de septiembre, el volcán inició nuevamente un ciclo educativo, que se ha mantenido y que está generando columnas de cenizas que llegan hasta los 41,000 metros sobre el cráter.

Dejar respuesta